fbpx

Rehabilitación
funcional

Todo el mundo sabe tragar, respirar o masticas; ya que son aptitudes instructivas. Pero, pocos han aprendido a hacerlas bien en las primeras etapas de la vida. De hecho, en nuestro entorno civilizado, la gran mayoría de la población las tiene afectadas.

Su alteración o incorrecto funcionamiento tiene repercusiones muy notorias sobre la salud general y desarrollo.

Rehabilitación
funcional

Todo el mundo sabe tragar, respirar o masticas; ya que son aptitudes instructivas. Pero, pocos han aprendido a hacerlas bien en las primeras etapas de la vida. De hecho, en nuestro entorno civilizado, la gran mayoría de la población las tiene afectadas.

Su alteración o incorrecto funcionamiento tiene repercusiones muy notorias sobre la salud general y desarrollo.

Instalación de tubos nasales para rehabilitación funcional

Regenera tus funciones vitales

La respiración oral está relacionada con menor crecimiento,  en el desarrollo esquelético, menor capacidad de concentración, menor rendimiento deportivo, mayor incidencia de problemas con vías aéreas, mayor incidencia de caries y problemas de encías entre otros.

Trabajamos la rehabilitación funcional básicos para lograr estabilidad en la salud oral y mejorar la calidad de vida y tu rendimiento.

Regenera tus funciones vitales

La respiración oral está relacionada con menor crecimiento,  en el desarrollo esquelético, menor capacidad de concentración, menor rendimiento deportivo, mayor incidencia de problemas con vías aéreas, mayor incidencia de caries y problemas de encías entre otros.

Rehabiltando la respiración nasal y reequilibrando el sistema, logramos erradicar la enfermedad y recuperar la salud general del paciente de manera nunca antes vista.

Aparato que se emplea para la rehabilitación funcional

Respiración

Podemos sobrevivir semanas sin comer, días sin beber pero no podemos estar mucho tiempo sin respirar. Hay que comer por la boca y respirar por la nariz. Respirar por la boca es una segunda vía auxiliar en alguna circunstancia, pero si se hace de manera habitual es una respiración patológica. La respiración oral es una epidemia, se estima que alrededor del 70% de la población mundial respira mal . Cuando el aire pasa por la nariz se humidifica, calienta, desinfecta y filtra lo que previene problemas en las vías aéreas (catarros, alergias, asma, otitis,…) y lleva a una mayor y mejor absorción del oxígeno por los pulmones.

La respiración nasal está relacionada con la función cerebral y el comportamiento.

Masticación

Es una función que tiene que ser bilateral, alternante, enérgica y con la boca cerrada. La acción de masticar aumenta el flujo salival (las enzimas digestivas de la saliva), que junto con una mayor trituración prepara los alimentos para una buena digestión.

En nuestra sociedad cada vez los alimentos son más blandos, entonces los maxilares crecen poco y mal. Al masticar menos y a más velocidad, junto a la respiración bucal se favorece que lo hagamos preferentemente de 1 lado. La masticación que de media la realizamos 1 hora al día, si es unilateral hace que un lado esté más desarrollado que el otro apareciendo asimetrías en la boca, cara y musculatura cervical, cambios en la postura corporal y mayor desgaste dental del lado de masticación.

 

Deglución

Es un mecanismo complejo en el cual intervienen coordinadamente estructuras de diferentes sistemas tales como el sistema digestivo, el sistema respiratorio y el sistema neurológico. Para deglutir correctamente, es necesario respirar por la nariz y tener una masticación bilateral. Tragamos entre 1.200-1.400 veces al día apoyando la lengua contra el paladar y ejerciendo fuerza sobre él para que ensanche y avance. Las maxilares crecen por la correcta compresión de la lengua cuando respiramos por la nariz, masticamos y tragamos.

Las funciones orales están controladas y/o condicionadas por la lengua. Sin embargo, si hay disfunciones de la respiración, la deglución y la masticación, la lengua desciende del paladar y modifica su posición lo que hace que lo maxilares y los huesos de la cara no se desarrollen suficientemente en los niños en edad de crecimiento, lo que trae consigo maloclusiones, malposiciones dentarias y asimetrías faciales.

Respiración
Podemos sobrevivir semanas sin comer, días sin beber pero no podemos estar mucho tiempo sin respirar. Hay que comer por la boca y respirar por la nariz. Respirar por la boca es una segunda vía auxiliar en alguna circunstancia, pero si se hace de manera habitual es una respiración patológica. La respiración oral es una epidemia, se estima que alrededor del 70% de la población mundial respira mal . Cuando el aire pasa por la nariz se humidifica, calienta, desinfecta y filtra lo que previene problemas en las vías aéreas (catarros, alergias, asma, otitis,…) y lleva a una mayor y mejor absorción del oxígeno por los pulmones. La respiración nasal está relacionada con la función cerebral y el comportamiento.
Masticación
Es una función que tiene que ser bilateral, alternante, enérgica y con la boca cerrada. La acción de masticar aumenta el flujo salival (las enzimas digestivas de la saliva), que junto con una mayor trituración prepara los alimentos para una buena digestión. En nuestra sociedad cada vez los alimentos son más blandos, entonces los maxilares crecen poco y mal. Al masticar menos y a más velocidad, junto a la respiración bucal se favorece que lo hagamos preferentemente de 1 lado. La masticación que de media la realizamos 1 hora al día, si es unilateral hace que un lado esté más desarrollado que el otro apareciendo asimetrías en la boca, cara y musculatura cervical, cambios en la postura corporal y mayor desgaste dental del lado de masticación.
Deglución
Es un mecanismo complejo en el cual intervienen coordinadamente estructuras de diferentes sistemas tales como el sistema digestivo, el sistema respiratorio y el sistema neurológico. Para deglutir correctamente, es necesario respirar por la nariz y tener una masticación bilateral. Tragamos entre 1.200-1.400 veces al día apoyando la lengua contra el paladar y ejerciendo fuerza sobre él para que ensanche y avance. Las maxilares crecen por la correcta compresión de la lengua cuando respiramos por la nariz, masticamos y tragamos. Las funciones orales están controladas y/o condicionadas por la lengua. Sin embargo, si hay disfunciones de la respiración, la deglución y la masticación, la lengua desciende del paladar y modifica su posición lo que hace que lo maxilares y los huesos de la cara no se desarrollen suficientemente en los niños en edad de crecimiento, lo que trae consigo maloclusiones, malposiciones dentarias y asimetrías faciales.
Previous slide
Next slide

Hacemos esto y mucho más

Conoce todas las especialidades que realizamos en Victoria Center.

Scroll al inicio